Índice
Requisitos del cultivo
Parámetros importantes del cultivo
Luz, con referencia especial a los invernaderos
Humedad relativa
Dioxido de carbono en los invernaderos
Germinación de las semillas
Plantación
Suelos
Enrejado
Pepinos de invernadero
Sensibilidades especiales
Producto
Cosechas

1) Requisitos de crecimiento y hábitos de la planta.
El pepino responde como una planta semi-tropical. Crece mejor en condiciones de alta temperatura, humedad e intensidad de luz y con un suministro de agua y nutrientes sin interrupción. Bajo condiciones nutricionales y ambientales favorables y con las pestes bajo control, estas plantas crecen rápidamente y dan bastante fruto. El tallo principal, los laterales y los zarcillos crecen rápidamente. Estos necesitan ser podados frecuentemente hasta un solo tallo y entrenarlos a lo largo de cables verticales para mantener un pabellón óptimo que intercepte la mayor cantidad de luz y permita suficiente movimiento a través del aire.
Bajo condiciones normales, más fruta se puede desarrollar desde la axila de cada 4 hojas que puede luego ser sostenida hasta tamaño completo, así que la fruta podría necesitar adelgazamiento. Las plantas que son expuestas a cargar mucha fruta se agotan, abortan fruto, y pueden fluctuar ampliamente su productividad con el tiempo. Vigor excesivo de la planta se nota a través de: Crecimiento rápido, tallos anchos y frágiles, hojas grandes, zarcillos largos, follaje verde oscuro, profusión del fruto y flores de color amarillo profundo. Por otro lado, los pepinos son muy sensibles a las condiciones desfavorables, y el stress mas ligero afecta su crecimiento y productividad.
Como la fruta se desarrolla solo en axilas recién generadas, bastantes podadas pueden ser requeridas para estimular el crecimiento.
2) Parámetros importantes de crecimiento
A) Temperatura general y con referencia especial en los invernaderos

La temperatura del aire es el componente principal que influencia el crecimiento vegetativo, iniciación floral, crecimiento frutal y calidad frutal. El ritmo de crecimiento de un cultivo depende en el promedio de temperatura cada 24 horas. Mientras más alto el promedio de alta temperatura más rápido es el crecimiento. Mientras mayor es la variación en la temperatura del aire entre el día y la noche, más alta la planta y menor el tamaño de la hoja. Aunque el máximo crecimiento se da en un día y noche donde la temperatura sea de 20-22c. Las temperaturas recomendadas están entre 22 y 28 C. Si este es el caso se puede lograr un crecimiento moderado durante toda la temporada con gran productividad frutal.

Durante la temporada cálida (finalizando primavera y empezando el otoño), se reducen los parámetros de temperatura del aire, especialmente durante la noche, hasta 2C para impulsar el crecimiento vegetativo cuando está retrasado por una gran carga frutal. Este régimen ahorra energía porque el promedio de 24 horas puede asegurarse a través de las prevalecientes temperaturas altas y condiciones favorables de iluminación.

B) Temperaturas del aire recomendadas para el cultivo de pepino

Es necesaria una temperatura mínima de 19C, pero es preferible una temperatura de 22C a 23C.
El promedio diario óptimo es de 15-24C. Las temperaturas más favorables para el crecimiento son en la noche, alrededor de los 18C y durante el día alrededor de los 28C acompañado iluminación de alta intensidad.
Para asegurar que se mantenga de pie, las temperaturas del suelo debería ser mínimo de 15C. Mientras más alta sea la temperatura, más rápido las semillas emergen y se vuelven menos vulnerables a los insectos y enfermedades.

A una temperatura de 15C, se requieren de 9 a 16 dias para que emerjan las semillas. A una temperatura de 21C, solo toma de 5 a 6 dias. En áreas frías las semillas deberían ser sembradas siempre tarde para evitar heladas. La exposición a condiciones frías ralentizará el crecimiento incluso si las temperaturas se mantienen por encima de una helada. Las semillas que crecen lento son vulnerables a los escarabajos (quienes reducen considerablemente el área de la hoja con su masticar). Temperaturas muy altas durante el florecimiento disminuye la viabilidad del polen.

El crecimiento durante temporadas nubladas o frescas pueden hacer que la fruta sea amarga.

C) Iluminación, con referencia especial a los invernaderos.

El crecimiento de las plantas depende de la iluminación. La materia de las plantas es producida a través del proceso de fotosíntesis, lo que da a lugar solo cuando la luz es absorbida por la clorofila (pigmentación verde) en las partes verdes de la planta, mayormente las hojas. Sin embargo no subestimemos la productividad fotosintética del fruto de pepino, que gracias a su tamaño y color es un caso especial. En el proceso de fotosíntesis, la energía de la luz repara el dióxido de carbono atmosférico y agua en la planta para producir los carbohidratos como azucares y demás.

Generalmente, el ritmo de la fotosíntesis se relaciona con la intensidad de iluminación, pero no proporcionalmente. La importancia de la iluminación se vuelve obvia en el invierno, cuando no hay mucha.

La iluminación pobre no es lo único que limita la productividad fotosintética, también los carbohidratos limitados producidos durante el día se gastan ampliamente por la planta respiradora durante la larga noche. El bajo suministro de carbohidratos disponibles en la planta durante el invierno limita la productividad seriamente, asumiendo que las plantas tengan suficiente agua, nutrientes y dióxido de carbono, también que la temperatura del aire no sea tan alta.
D) Humedad relativa, con referencia especial a los invernaderos
La humedad relativa alta generalmente favorece el crecimiento. Sin embargo, un crecimiento considerable puede ser logrado con humedad relativa media o incluso baja. El cultivo puede ajustarse y resistir la humedad relativa desde baja hasta alta pero reacciona muy sensiblemente a las variaciones drásticas y frecuentes en la humedad relativa. Su sensibilidad a tal variación es mayor cuando el cultivo se desarrolla bajo condiciones de humedad relativa alta.
Otras desventajas de cultivar bajo las condiciones de humedad relativa alta incluyen el riesgo elevado de condensación del agua en las plantas y el desarrollo de enfermedades serias. La baja respiración resultado del bajo ritmo de transpiración es culpable de la absorción inadecuada y transporte de ciertos nutrientes, especialmente calcio en los márgenes de las hojas y de las frutas. En humedad relativa baja, la irrigación se vuelve crítica, porque grandes cantidades de agua deben ser añadidas al medio de crecimiento pero sin inundar las raíces y privarlas de oxígeno.
Adicionalmente, la humedad relativa baja favorece el crecimiento del moho y ácaros araña, que por sí solos pueden justificar que uno instale y opere dispositivos de nebulización.
E) Dióxido de carbono en los invernaderos.
En temperaturas altas y con intensidad de luz, dióxido de carbón suplementario se prueba como útil económicamente. Las regiones con clima marítimo moderado, pueden beneficiarse más claramente del dióxido de carbono en verano. Pero en regiones con un clima continental, la necesidad de ventilar el invernadero activamente a través del verano caliente se convierte en una opción menos económica. Aplique dióxido de carbono durante el día o cualquier parte de la noche cuando la luz artificial esté encendida. Es factible económicamente y altamente recomendado usar dióxido de carbón líquido (Gas de dióxido de carbono licuado bajo presión) por su pureza y comodidad para control de concentración acertado. El Dióxido de carbono líquido es preferido también porque quemar gas natural o propano para generar dióxido de carbono aumenta el riesgo de herir a la planta a través de contaminantes gaseosos. Por ejemplo etileno.

F) Germinación de la semilla

Las semillas germinan y emergen en tres días bajo condiciones ideales. Durante este tiempo la cubierta de semilla permanece firme.
Una vez emergen los cotiledones las raíces emergen rápidamente.
El sol trae fotosíntesis a las hojas y sistema de raíz.
Durante la primera semana la integridad de los cotiledones es muy importante, y si son dañados, las plantas se retrasarán.
Para germinación apropiada, la temperatura del suelo debe estar por encima de los 15C. Si el suelo está muy frío y mojado, saldrán semillas muy deterioradas.

G) Plantación
La temporada de pepinos es relativamente corta, durando 55-60 días para variedades sembradas en el campo y más de 70 días para aquellas sembradas en invernaderos.
Los pepinos casi siempre son plantados directamente. Como la mayoría de las cucurbitáceas, estas no se trasplantan bien y los costos de trasplante serían difíciles de recuperar. La profundidad de plantación de 2.5 a 4 centímetros. Muy profundo retrasa el brote.

El decapado de pepinos debe ser muy preciso en las fechas de plantación para que la cosecha coincida con las necesidades del procesador.

Para un cultivo temprano, los trasplantes cultivados en contenedores son sembrados cuando las temperaturas del suelo han llegado a 15C pero la mayoría de los pepinos son sembrados directamente. Las plantaciones tempranas deben ser protegidas de los vientos con tapas calientes o cubiertas de fila. Cultivar en mantillo de plástico también ayuda a mejorar la temprana salida.

Espaciado

El espaciado de plantas depende del método de cultivo, de variedad y de cosecha.
Un espaciado cerrado aumenta el producto, provee mayor uniformidad de maduración y reduce los problemas de hierbas. También resulta en un fruto más pequeño con colores más claros.

Por otro lado, una población de plantas altas requiere más semillas un ritmo de fertilización ligeramente más alto.

Suelos

Los pepinos prefieren un suelo de textura ligera que estén bien drenados, que tengan alto contenido de materia orgánica y que tengan un PH de 6 a 6.8. Adaptado a un amplio rango de suelos, pero producirán tempranamente en suelos arenosos. Los pepinos son moderadamente tolerantes a suelos ácidos, hasta un PH de 5.5.

Los pepinos de invernadero generalmente crecen bien en un rango amplio de PH del suelo, (entre 5.5 y 7.5), pero un PH de 6.0 a 6.5 para sales minerales y un PH de 5.0-5.5 para sales orgánicas son generalmente vistos como óptimos.

Cuando el PH es muy bajo, agregue caliza calcítica molida o un equivalente de caliza dolomítica cuando el nivel de magnesio en el suelo sea bajo, para subirlo a un nivel deseable.

Usualmente el PH en la mayoría de las sales minerales en invernaderos está por encima del rango óptimo. Una solución simple y temporal para un problema de alto PH es añadir turba, sin neutralizar su acidez con caliza. La turba también ayuda a mantener una buena estructura del suelo, pero debe ser añadida anualmente para reponer las pérdidas por descomposición.

Preparación del suelo antes de plantación

– La fumigación del suelo ayuda en el control de hierbas y enfermedades del terreno. La fumigación sola podría no ser suficiente para un control de hierba satisfactorio bajo plástico transparente.

-Cubrir con mantillo de plástico negro antes de la plantación de campo conserva la humedad, aumenta la temperatura del suelo e incrementa el producto temprano y total. El plástico negro puede ser usado sin herbicidas.
-El plástico y fumigantes deben aplicados en camas de siembra bien preparadas, de 2-4 semanas antes de la siembra de campo.
-El fertilizante debe ser aplicado durante la preparación de la cama de siembra. Al menos 50% del nitrógeno debería estar forma de nitrato.
-Los herbicidas recomendados para usar en los pepinos puede que no provean suficiente control de hierba cuando se usa mantillo de plástico trasparente en suelos no fumigados.
-Láminas de papel de aluminio y otros mantillos reflexivos pueden ser usados para repeler pulgones que trasmiten virus en los pepinos sembrados en otoño.
– La siembra directa a través del mantillo es recomendada para la mayor protección de virus. La fumigación será necesaria cuando haya una historia de enfermedades de tierra en el campo. Los cultivadores deberían considerar irrigación por goteo con mantillo de plástico.

Enrejado

Las vides de pepino pueden ser entrenadas en rejas para ahorrar espacio y mejorar el producto y calidad de la fruta. Pero el alto costo del enrejado hace que la producción comercial sea muy poco económica usando este método en la mayoría de los casos. Los pepinos de invernadero deben ser enrejados, porque la fruta larga se dobla si yace en el suelo.

Las mayores ventajas del enrejado en una siembra de pepino son estas:
-Eficiencia de cosecha
-Eficiencia en control de plagas
-Frutas más derechas
-Color de fruta más uniforme
-Reducción de pérdida de fruto gracias enfermedades del suelo.
-Mayor producto gracias a las filas más cercanas.
-Número reducido de frutas torcidas hace que el enrejado sea absolutamente necesario para pepinos orientales.

Las desventajas son:
Costo extra de materiales de enrejado.
El trabajo para erigir el sistema, desmantelarlo y entrenar las vides.

H) Pepinos de invernadero

Hábitos de floración y set de frutas
Todas las variedades de invernadero producen fruto sin polinización. Son gineceos en al hábito de floración y las frutas se desarrollan sin la necesidad de polinización.
Prácticas culturales
Los pepinos de invernadero crecen rápidamente bajo condiciones ambientales óptimas, y la producción de frutas comienza unos 60 a 70 días después de haber sembrado. Para una buena producción, un rango de temperatura entre 24 y 27 C durante el día es ideal. Mientras que el pico de temperaturas de 25 a 29C es tolerable, periodos prolongados de altas temperaturas puede afectar la calidad de las frutas. Las temperaturas nocturnas más altas que 18 C permitirán un crecimiento rápido y producción temprana de frutas.

Plantación y desarrollo de plantas

Las plantaciones de pepinos de invernadero son generalmente comenzadas desde trasplantes, pero la siembra de semillas directa en camas de invernadero pueden ser prácticas para las plantaciones de verano avanzado y comienzo de otoño, cuando el tiempo de siembra a comienzo de frutos puede no ser tan crítico y las temperaturas se mantienen suficientemente cálidas para una buena germinación sin tener que calentar el invernadero.

El trasplante hace un uso más eficiente del espacio del invernadero, porque la germinación de semillas y el temprano crecimiento de las plantas pueden ser confinados a un área menor de cuidado. Las desventajas de trasplantar son los costos de los contenedores y los costos de mano de obra de trasplantar.

Espaciado, entrenamiento y poda

La decisión sobre el número de plantas a ser cultivadas en un área determinada del invernadero debe ser basado en las condiciones de iluminación esperadas durante el crecimiento del cultivo y también en el método de poda de plantas. Con buena luz del sol, a cada planta se le concede un espacio de 0.5m2. Casi el doble de ese espacio puede ser necesitado con poca luz para evitar el solapamiento de hojas y sombreado por plantas adyacentes.

El espaciado entre filas y plantas dentro de la fila puede variar dependiendo de la preferencia del cultivador. Las filas tienen un espaciado general de 1.2 a 1.5 metros, con plantas separadas unos 30 y 45 cm entre sí.

La mayoría de los cultivadores podan sus plantas por el sistema de sombrilla´. En este sistema, todas las ramas son removidas mientras ellos desarrollan hasta que la planta alcanza el cable de soporte aéreo. Las frutas no deberían ser permitidas desarrollarse en los 75cm más bajos del tallo principal para promover el desarrollo rápido de la planta. Las frutas del tallo principal más allá de ese punto son permitidas en la base de cada hoja.

Más de una fruta puede desarrollarse en cada nodo. Algunos cultivadores adelgazan estos hasta una sola fruta vigorosa, pero puede ser más práctico dejar todas las frutas jóvenes pegadas, porque se ha observado que más de una puede madurar.

Adelgazamiento de la fruta

La sobrecarga puede ser un problema. Para prevenir que las planta de agoten y para mejorar el tamaño de la fruta, controle el número de frutas por plantas a través de la selección de adelgazamiento de frutas. Esta técnica es poderosa, así que úsela con cuidado. El número de frutas por planta varia con el cultivo, e incluso más, con las condiciones de crecimiento. Aunque limitando el número de frutas por planta invariablemente resulta en frutas largas de alta calidad, los cultivadores arriesgan subestimar el potencial de las plantas o fallar predecir el buen clima. Ellos pueden decidir quitar muchas frutas y así pueden limitar la producción innecesariamente.
El adelgazamiento de frutas es sin duda más útil en manos de cultivadores experimentados que puedan utilizar la técnica para maximizar sus retornos financieros.
La fruta a ser podada debe ser removida tan pronto como pueda ser manipulada, antes de que crezca mucho.

Irrigación

Productos máximos y calidad de productos se pueden notar solo si las plantas reciben humedad a tiempo y adecuado. Las plantas de pepino tienen raíces superficiales y requieren humedad de suelo amplia en todos los estados de crecimiento. Cuando el fruto empieza a darse y madurarse, la humedad adecuada se vuelve espacialmente crítica.
El objetivo del riego es mantener un suministro adecuado para las raíces de la planta sin mojar el suelo al punto que el aire no pueda pasar a las raíces. No espere a que las plantas empiecen a marchitar. Una buena práctica es cavar el suelo y determinar cuánta agua queda antes de empezar la próxima irrigación. El riego regular en el mismo día es poco aconsejable. Las necesidades de las plantas cambian diariamente y semanalmente. Riegue las plantas jóvenes plantadas en el invernadero en Enero o Febrero solo una vez cada 5-10 días y suficientemente como para llenar de 15-20cm de suelo. Plantas similares que crecen en Junio necesitan 5 o 10 veces más agua. Deje que la textura y estructura del suelo determine cuánta agua debe añadir en cada aplicación. Al examinar el suelo antes del riego y varias horas después, puedes evaluar la efectividad de la aplicación del agua. Dependiendo del tipo de suelo y condiciones de crecimiento, aproximadamente 25-50mm de agua por semana son necesarias para obtener pepinos de alta calidad. Un suministro de agua irregular particularmente durante el cierne y desarrollo de la fruta puede afectar negativamente la calidad del fruto y dar como resultado nubinas y frutas enganchadas.

El PH del agua es también crítica y puede necesitar ser ajustada. El PH objetivo de la solución de nutrientes suministrada a las plantas debería ser entre 5.5 y 6.0. Ácidos sulfúricos, nítricos y fosfóricos son recomendados para reducir el PH si está por encima de 7. Si la fuente de agua es alcalina debido a altas concentraciones de bicarbonato, el PH debería ser ajustado antes de que las sales fertilizantes sean añadidas para prevenir precipitación. Si es necesario elevar el PH, hidróxido de potasio es generalmente usado.

Importante: El tiempo de irrigación no debería interferir con la polinización y debería permitir que las superficies se sequen antes del anochecer. El sistema de irrigación por goteo es mejor que los otros sistemas de irrigación de suelo más convencionales. El sistema de goteo también permite una humedad relativa reducida en el invernadero, porque no todo el suelo es irrigado y porque el sistema es compatible con el uso de una capa de polietileno blanco como mantillón que refleje luz. En países que sufren de falta de buena agua de irrigación, el método de irrigación tiene un rasgo expresado por alta eficiencia llevando a ahorros de agua muy importantes.

Los recursos, incluyendo irrigación de agua y energía, son usados más eficientemente con este sistema. En la mayoría de los casos, use goteadores en línea comunes con un flujo estándar de 2 litros por hora y un goteador por planta. Sin embargo, debido a la superficialidad y extensión del sistema de raíz de pepino, considere un goteador de 4 litros por hora que usualmente resulta en un movimiento lateral en el agua irrigación.
Aún mejor, provea dos goteadores de 2 litros por hora por planta. Micro rociadores, o mezcladores también han sido probados a nivel del suelo a lo largo de las filas de plantas, con resultados favorables en crecimiento de raíz, vigor de la planta y productividad. Sin embargo, estos sistemas de irrigación si no son manejados apropiadamente pueden llevar a inundación y después a brotes de enfermedad causados por exceso de humedad y por tener el tallo mojado. Otra alternativa es usar tubos de polietileno planos (alrededor de 5 centímetros), con hoyos pequeños espaciados cada 10 centímetros. Este sistema usualmente aplica agua a un área mucho más grande que el sistema de goteo pero no eleva los niveles de humedad relativa tanto como un micro rociador o un sistema micro mezclador. Y aunque es bastante económico, la vida útil de un sistema de irrigación de tubos planos es muy corta, lo que requiere un cambio frecuente. No es una buena opción para invernaderos grandes, porque las velocidades de entrega de agua varían significativamente a lo largo de la línea. Irrigue el cultivo hasta 4 veces al día, y use el sistema de irrigación para aplicar fertilizante al cultivo.

Fertilización

Los pepinos de invernadero crecen rápidamente y no debería permitirse que sufran por falta de nutrientes o agua. Cultivación de pepino avanzada debe proveer al cultivo con ritmos óptimos de nutrientes a través del ciclo de crecimiento en la manera más eficiente posible, y sin degradar el suelo ni recursos de agua. El ritmo de consumo de nutrientes de pepinos de invernadero es muy alto. Un estudio indica que los pepinos podrían necesitar en el rango de 28kilos por hectárea de nitrógeno, 5kg por hectárea de fosforo y 40 kilos por hectárea de potasio por semana durante la producción pico de frutas. Las prácticas de manejo deben asegurar que los requisitos de la planta sean satisfechos para lograr un buen producto de alta calidad. Un método importante que puede asegurar que los requisitos de las plantas sean realmente cumplidos es el análisis de hoja.

Análisis de hoja

Los diagnósticos visuales pueden ser confundidos por síntomas inducidos por factores no nutricionales como enfermedad, pestes y químicos. El análisis de hojas puede ser usado para confirmar un diagnóstico visual. Esto incluye pruebas químicas para establecer si nutrientes específicos están presentes en el tejido de la planta en concentraciones normales. Esta técnica puede ser usada para chequear la idoneidad de un programa de fertilización y para anticipar la necesidad de suplementos de nutrientes. Una desventaja del análisis de hojas es que es lento, ya que la mayoría de los laboratorios tomarán como mínimo una semana para procesar muestras y reportar los resultados al cultivador. En muchos casos, los laboratorios no interpretan los resultados ni recomiendan como remediar la situación.

I) Sensibilidades específicas

Los pepinos y otras cucurbitáceas tienen un número de sensibilidades específicas que pueden poner en peligro la producción y calidad de fruto. Entre estas sensibilidades podemos mencionar salinidad en general, sensibilidad a iones específicos como el calcio, magnesio, sodio, cloruro y percloruro.

Salinidad
Los daños por salinidad pueden causar por alto E.Coli. Agua del terreno, agua de irrigación, suelo o medio de crecimiento y por uso excesivo de fertilizantes.
Las plantas que crecen bajo condiciones salinas se desarrollan mal y producen hojas verde oscuras que son propensas a marchitarse. Una banda amarilla de tejido necrótico está generalmente presente en los bordes de las hojas, Esto puede afectar la expansión de las hojas, causando un ligero enrizamiento hacia debajo de la hoja.

Después de serio estrés de agua, las hojas más viejas pueden generar una clorosis uniforme de verde pálido y pequeñas áreas necróticas dentro de la hoja. Si el suministro de agua en sostenido, las hojas podrían desarrollar solo una banda de tejido verde pálido alrededor de los bordes. La son propensas a marchitarse en clima cálido.

Numerosos estudios han mostrado un descenso en la producción de pepinos porque la concentración de sal en el agua de irrigación ha incrementado. La reducción en la producción fue de 17% por un incremento en el E.Coli de 1milimhos/centímetro.

Tratamientos culturales para contrarrestar los efectos de la salinidad son:

Filtrar el medio de crecimiento o suelo con agua fresca hasta que el exceso de fertilizante sea removido.
Ajuste el programa de fertilización para asegurar que las velocidades no excedan las necesidades del cultivo.
Usar cultivares que sean más resistentes a la salinidad.
Aplicar abundantes cantidades de fertilizante de potasio, aparte del cloruro de potasio, ya que el potasio mejora notablemente la habilidad de la planta para lidiar con estrés de salinidad.

Toxicidad de cloruro

Crecimiento normal de pepino requiere solo pequeñas cantidades de cloruro similares al hierro, pero si el suministro es abundante más es absorbido. La toxicidad de cloruro puede convertirse en un problema serio.

Mayor atención es necesaria en sistemas hidropónicos recirculados de cultivo. El análisis de cultivo mostró que cuando el sodio y cloruro fueron añadidos al agua de irrigación, el cloruro fue absorbido en muchas más grandes cantidades por las raíces de pepino que el sodio. El anión de cloruro reduce el vigor de la planta notablemente y tiende a acumularse en los márgenes de las hojas, produciendo una banda de tejido verde pálido alrededor del margen de la hoja con el borde de la hoja abrasado y con necrosis (muerte del tejido), que se refrena de la subida de concentración hasta 3%. Hojas como esta son propensas a abscisión prematura de la hoja. Y actividad reducida de fotosíntesis.

Debido la sensibilidad específica a cloruro de los pepinos, es altamente recomendado evitar fertilizadores que contengan cloruro, como cloruro de potasio, cloruro de calcio en pepinos cultivados en el campo. Adicionalmente, fertilizantes libres de cloruro son un prerrequisito absoluto en sistemas hidropónicos para mejor producción de pepinos.

Toxicidad al percloruro

El anión de percloruro está presente en depósitos de minerales de nitratos naturales. Por esto, está presente algunas veces en fertilizantes producidos en esos depósitos, como nitrato de potasio producido en Chile. El percloruro es un ácido fuerte que reduce la actividad de la enzima RUDP (Ribosa difosfato carboxilasa)

Cuando fue utilizado para la cultivación de vegetales de invernadero fue probado que el percloruro en concentraciones minuciosas de 0.3% de la solución nutriente resultó en un síndrome que presentaba los siguientes síntomas:

Curvatura de la hoja y mal formación desarrollándose en necrosis parcial.
Abertura parcial de flores femeninas
Reducción marcada de producción debido a set de frutos reducida.
Pepinos malformados

Toxicidad al glifosato

El glifosato es muy popular en herbicidas de amplio alcance. Cuando se usan cerca de plantas de pepino, cantidades minuciosas absorbidas por una planta de pepino son suficiente para producir daños que incluyen enrollamiento hacia arriba de las hojas verde pálidas y hojas amarillas más jóvenes y mal desarrollo severo.

J) Producción

La producción de pepinos puede variar ampliamente dependiendo a las variedades y condiciones de crecimiento. El promedio del mundo son 15t/ha, mientras producción de 350t/ha o más son obtenidas en invernaderos de Europa.

La variedad Beit Alfa puede producir: 250-450t/ha y la variedad alemana puede producir 400t/ha. Cuando la producción de 30-60t/ha bajo pobres condiciones de cultivación, estas pueden alcanzar 100-300 t/ha bajo temperaturas optimas, humedad, intensidad de luz y polinización logradas bajo vidrio.

Cosecha

Los cultivos de pepino maduran dentro de 40 a 50 días y la cosecha empieza de 45 a 55 dias después de la plantación. Coseche durante el verano hasta el comienzo del otoño dependiendo del tiempo de plantación y variedad. A menos que un cosechador mecánico esté siendo usado, principalmente para la industria de decapado, los pepinos frescos para consumo deberían ser cosechados en intervalos de 2 a 4 días, cuando los frutos han alcanzado el tamaño deseado. Para evitar pérdidas de frutas sobre crecidas y sobre maduradas.

Importante:
Los pepinos sobre madurados dejados en las vides impiden un nuevo set de frutos.
Los de tipo capado son cosechados cuando las frutas son de 5 a 7.5 cm de largo y los de tipo rebanado son verde oscuro, firme, de 15 a 20 centímetros de largo con diámetros de 4 a 5 centímetros.

Los pepinos frescos del mercado están listos para cosechar cuando tienen de 15 a 25 centímetros de largo y de 4 a 6 centímetros de diámetro.
El pepino debería ser oscuro a verde mediano, sin ningún signo de estar amarillo. En promedio, de 58 a 65 días son necesarios para sembrar a la madurez dependiendo del cultivar y las condiciones de cultivo. Pepinos del mercado son cosechados a mano. Como las frutas individuales no se desarrollan consistentemente, el tiempo de maduración no es uniforme dentro del campo. Como resultado, los pepinos frescos de mercado son recolectados de 6 a 8 veces en un periodo de 3 semanas y en algunos casos pueden ser recolectados de 12 a 15 veces en una temporada. El número de recolecciones depende de cuando las semillas son plantadas y la situación de demanda y oferta en el mercado. El precio es un factor importante a la hora de elegir. Una vez los precios de los pepinos caen bajo un cierto nivel, se vuelve poco económico para los cultivadores continuar la cosecha.

Los pepinos capados están listos para la cosecha cuando la relación entre el largo y el diámetro es 2.9 a 3.1. Los pepinos deberían ser verde mediano, ligeramente más liviano que pepinos frescos sin ningún signo de estar amarillos. En promedio toma de 55 a 65 días para madurarse, dependiendo de las condiciones del cultivar y de crecimiento.

Los pepinos capados son cosechados tanto a mano como con máquina. Cosechar a mano es común en áreas donde el trabajo migratorio está a la disposición. Cuando es cosechado a mano, el campo es recolectado de 5 a 6 veces. Los pepinos capados deben ser cosechados en intervalos de 3 a 4 días para prevenir sobre crecimiento. Sin embargo si una máquina es usada para la cosecha, el campo es recolectado una sola vez.